HISTORIA BREVE DE LOS ALCÁZARES

Los Alcázares es el municipio más joven de la Región de Murcia, con apenas 28 años de existencia. Sin embargo, es el núcleo de población más antiguo del Mar Menor y su nombre domina este rincón desde hace más de ochocientos años.

Habitado en época romana -en el siglo III d.C. se construyó una grandiosa villa marítima con termas (baños de agua caliente, templada y fría), zona para baño en el mar, columnas de mármol, mosaicos…-, y árabe, de ahí su nombre al-Qasr = palacio, fortaleza, posiblemente construido por Ibn Mardanis, el rey Lobo, aprovechando las ruinas de la villa romana-. Además, se construyeron numerosos aljibes y pozos.

En el siglo XIII, Alfonso X el Sabio, conquistó el reino musulmán de Murcia e inicia el repartimiento de sus tierras. El territorio de Los Alcázares pasó a pertenecer a la corona de Castilla y al concejo de Murcia, colonizándose estas tierras con gentes procedentes de Cataluña, Aragón y Castilla. De todas formas, toda la comarca del Mar Menor estuvo escasamente poblada en estos siglos –incursiones de piratas y soldados del vecino reino musulmán de Granada-, con la excepción de Los Alcázares, que funcionaba como puerto de abastecimiento de la ciudad de Murcia y zona de pastos.

Durante los siglos XVI al XVIII, su núcleo se reducía a una torre refugio –construida por el concejo de Murcia hacia 1500- bajo la jurisdicción de un alcaide y con una pequeña guarnición, y un recinto fortificado construido junto a los restos de la villa romana, que albergaba una decena de aljibes para abrevar el cuantioso ganado que invernaba en los amplios pastos de la ribera del Mar Menor.

Más al interior, durante el siglo XVII se constituyó un efímero señorío, con el nombre de Villa Morena (1613-1630) en los núcleos de Hoya Morena y El Ramí, perteneciente a la familia Bienvengud de Cartagena.

A comienzos del siglo XIX, el antiguo recinto fue reutilizado como sede de la feria-romería que realizaban los campesinos del interior de la Región, en un “punto desamparado de toda población cercana”

En las décadas finales del ochocientos, José María Fontes Alemán, marqués de Ordoño, a imitación de otras iniciativas similares de la ribera del Mar menor, decide dividir y colonizar con campesinos su finca de La Cerca mediante el ventajoso sistema de censo enfitéutico –el tradicional sistema repoblador desde la Edad Media-, casi equiparable a la propiedad plena para los nuevos vecinos. En 1898, se construiría la ermita de la Asunción, luego parroquia. Durante esta época, fue núcleo menor a caballo de las diputaciones de Roda (San Javier) y Hoya Morena y Dolores (Torre Pacheco), no obteniendo una personalidad propia hasta 1925, con la concesión de un alcalde en la parte de San Javier, mientras que la dependiente de Torre Pacheco no contaría con este reconocimiento hasta años después.

El desarrollo demográfico y económico de Los Alcázares en el siglo XX vino de la mano del turismo y de la creación en 1915 del primer aeródromo marítimo de España. La intensa actividad que generaba a finales de los años 20 y comienzos de los 30 el aeródromo de Los Alcázares, con su base de hidroaviones y su Escuela de Combate y Bombardeo Aéreos, fue fundamental para el desarrollo económico y social de esta localidad, provocando un aumento de los servicios (bares, cines, comercios, clubes sociales…), demanda de personal civil (más de 100 paisanos trabajaban en la base en estos años), incluso se construyó un club civil de vuelo, El Aeropopular, una muestra más de la vinculación entre la población civil y su base. Este desarrollo fue encauzado por el entonces jefe del aeródromo Burguete de Los Alcázares, el comandante Juan Ortiz, para promover la creación de una entidad jurídica propia: el primer ayuntamiento de Los Alcázares, constituido en sesión de 30 septiembre de 1936, que tendría como término municipal todo aquel que reciba directamente la influencia de dicho aeródromo.

Esta primera experiencia municipal, surgida en el contexto de la Guerra Civil española, fue cercenada al final de la misma, intentando compensar la pérdida de la independencia con fórmulas inocuas e inoperantes (Entidad Local Menor y Junta Vecinal). No sería hasta el advenimiento de la democracia y el estado de las autonomías cuando, gracias al denodado esfuerzo del vecindario, por Decreto de la Comunidad Autónoma de 13 de octubre de 1983, se creaba el nuevo municipio de Los Alcázares