El alcalde de Los Alcázares Mario Cervera ha presentado el comienzo de los trabajos correspondientes a la primera obra que pretende  minimizar los daños por posibles inundaciones en el futuro. Esta obra recoge 3 tramos de una red de pluviales en la Urbanización La Dorada. En este momento  se trata de la red de colectores más importante del municipio, porque en el caso de este canal que recorre la calle Labrador se colmata de agua inundaría  la zona cero, como ha ocurrido hasta ahora.

La obra consiste en reparar toda esa red de colectores que va a suponer una ampliación de su capacidad de desagüe 4 veces más de lo que es posible en la actualidad. Esta red empieza en este canal y termina en la desembocadura de la rambla, en la zona de la pescadería. Tiene un un importe de 848.000 euros, subvencionada por el Estado al 50% y su plazo de ejecución de es de 5 meses.

El regidor alcazareño Mario Cervera ha dicho que “es la primera de las medidas que el Ayuntamiento de Los Alcázares va a poner en marcha para minimizar los daños, quedando patente que para este equipo de gobierno dar soluciones a las inundaciones es una prioridad, lo que antes eran promesas, ahora es una realidad”.

Pérez Cervera ha comentado que  “además también esperamos que la otra medida que está en curso por parte del a Comunidad Autónoma se ponga en marcha lo antes posible, para que este canal no inunde la zona cero que es la zona más perjudicada del municipio cuando hay lluvias torrenciales” 

Por su parte, el ingeniero del Ayuntamiento Sergio Cegarra ha explicado que “esta obra consiste en la reparación de colectores, puesto que hay unos tramos muy antiguos quedándose obsoletos, siendo imposible su reparación, por ello se van a sustituir en la calle Albufera por marcos de 2x1. Esto va a incrementar la capacidad de desagüe que tienen en este momento debido a su poco diámetro”

De la misma forma, en la calle Jaén hasta la esquina del Colegio Bienvenido Conejero  se va a hacer un bypass que sustituye el antiguo tramo incrementando así su diámetro lo que hace que tenga más capacidad de desagüe. Además, de la calle Málaga hasta la desembocadura en la Rambla y en la calle de Los Catalanes, se van a reparar las juntas de los marcos existentes para que no penetre el agua de freático permeabilizando la zona para que toda el agua que se recoja en cabecera se pueda trasladar hasta la rambla y se desagüe con mayor rapidez.

Por otro lado, también se han incluido en el proyecto mejoras en las instalaciones de imbornales para que cuando llueva, estas calles se pueda evacuar el agua a mayor velocidad.

El alcalde asegura que “esta obra es la más rápida y efectiva de todas las posibles en este momento convirtiéndose en una solución que los vecinos vienen exigiendo desde 2016”.