El ayuntamiento de los Alcázares, dentro del programa de Gestión Integrada de Plagas, está realizando los tratamientos programados para el control de roedores y mosquitos en el municipio.

El aumento de la presencia de mosquitos en la calles de Los Alcázares,  originado por las últimas lluvias y acompañado de la subida de temperaturas, ha hecho que prolifere una población anormal de mosquitos. Desde el ayuntamiento, a través de la empresa contratada para el control de plagas, se están tratando todas las zonas encharcadas del municipio, así como todos los jardines y solares.

Con la implantación del servicio puerta a puerta de atención de avisos, se ha detectado el desarrollo de mosquito  tigre en sitios tan dispares del municipio como huecos de ascensor y arquetas de edificios en construcción, forjados sanitarios de viviendas, que después de las lluvias, todavía conservan agua estancada, platos de macetas, con agua acumulada siempre, maceteros y fuentes en desuso, con agua estancada, piscinas, y lonas cubre piscinas con agua estancada con desarrollo de larvas, hasta en huecos de contenedores soterrados se han localizado larvas de mosquito.

Además del servicio puerta a puerta, se buzonea en la zona, folletos  informativos con consejos para evitar la cría del mosquito dentro de la  vivienda o parcela.

“Desde el Ayuntamiento y a través de la empresa encargada se está realizando una colaboración diaria desde hace semanas para la atención de avisos, evolución de la población de mosquitos, seguimiento de los tratamientos, etc, pero para un control integral de este vector, es imprescindible la colaboración ciudadana, pues el mosquito no entiende de zonas públicas o privadas a la hora de desarrollarse, por lo que la única manera de llegar a esas zonas privadas como piscinas en mal estado, forjados sanitarios con agua, viviendas en estado de abandono con recipientes con agua, etc, es a través de los vecinos, si a ello unimos el gran número de viviendas cerradas, a las cuales no han venido sus dueños por el confinamiento del COVID-19 para la limpieza y adecuación de posibles zonas con agua que haya en sus viviendas, hace que estas puedan ser focos importantes en el vecindario”, explica la concejal responsable Gema Gárate.

La comunicación con el ayuntamiento es fundamental para eliminar el agua que es el foco del problema. El ayuntamiento, en concreto la Concejalía de Sanidad y la empresa  Rafaela Belmonte Nortes, encargada del servicio del control de plagas en el municipio están trabajando conjuntamente realizando una lucha integrada para paliar los efectos de la plaga.

El Ayuntamiento de los Alcázares, se ha adherido por tercer año consecutivo, al sistema regional de vigilancia del mosquito tigre, dicho programa consiste en muestrear en los distintos municipios de la región, la presencia de mosquito tigre en determinadas zonas. En el municipio se cuenta con tres trampas de ovoposición, que quincenalmente se recogen para reponer nuevas. Dichas trampas se llevan al departamento de entomología de la Universidad de Murcia, donde se estudian para determinar la presencia de aedes albopictus en cada zona, esos datos se pasan a la localidad y sirven para focalizar los tratamientos en las zonas más problemáticas según los estudios.